Jurisprudencia Divorcio por Injurias Graves.-

DIVORCIO. Abandono voluntario y malicioso del hogar. Rechazo. Reconvención. INJURIAS GRAVES. Constante conducta de menoscabo y desprecio de la cónyuge en público. Funcionaria del Poder Judicial. MENOSPRECIO PROFESIONAL. Justificación del retiro del hogar conyugal

“K. L. c/ G. G. M. s/ divorcio” – CNCIV – 11/12/2009

“Ha sido por demás acreditado el trato despectivo que el actor prodigaba a su cónyuge, de lo que dan cuenta pormenorizadamente los testimonios obrantes en este expediente. Así, la testigo B. S. M. manifestó en su declaración, respecto del trato en público que el Sr. K. profería a la demandada, que “era un trato lamentable, porque la menospreciaba profesionalmente, yo he escuchado decir que era simplemente una procuradora…”, “…la consideraba una persona intelectualmente inferior a él…”, “…cuando la designaron Juez, él decía que fue por méritos de él, que él influenció en la decisión de los senadores, el decía que era una abogada fracasada”. En dicha declaración también refiere a los episodios de la jura como Jueza, la toma de posesión en el Juzgado y el posterior almuerzo en la Asociación de Magistrados, manifestando que “…fuimos un grupo de colegas y magistrados a la toma de posesión en el juzgado, y me llamó la atención que el marido no estuviera presente. Aunque después de la toma de posesión se hizo un almuerzo en la Asociación de Magistrados, y ahí sí concurrió el marido. Pero no se quedó hasta el final, porque él suscitó una discusión con unos de los invitados y se levantó de la mesa y se fue, y G. quedó muy mal”.-
“La Sra. D. M. G., en su testimonio coincide con los demás testigos respecto del trato que daba el actor a su esposa, manifestando que “Poco a poco, comenzó a criticarla haciendo notar públicamente lo que él consideraba sus errores, la descalificaba, decía frecuentemente por ejemplo que no sabía conducir una casa, que no sabía cocinar, que era torpe, la trataba despectivamente a ella y a su familia cercana”. En dicha declaración se repite el tema relativo a la vestimenta del actor en la jura de su mujer como Magistrada, la ausencia de aquél en la toma de posesión del cargo y la discusión durante el almuerzo en la Asociación de Magistrados.”
“Se advierte en autos más que hechos altisonantes o rimbombantes, un desarrollo constante de una conducta de menoscabo y desprecio de parte del Sr. K. hacia su esposa, y como tal conforma la causal de “injurias graves”.”
“En este panorama, el retiro de la demandada G. obedece a razones legítimas y en consecuencia no debe ser considerado como “abandono voluntario y malicioso”, más aún cuando quedó acreditada la culpa del actor K. por “injurias graves”.”

copyright © 2007 editorial albrematica – Tucumán

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *