JURISPRUDENCIA :ACCIDENTE TRABAJO.-

      No hay comentarios en JURISPRUDENCIA :ACCIDENTE TRABAJO.-

ACCIDENTE DE TRABAJO. Acción civil. Art. 1113 del Código Civil. Responsabilidad objetiva. FALLECIMIENTO. Trabajador menor de edad. Omisión de la empleadora de brindar entrenamiento adecuado para la realización de tareas de riesgo. Incumplimiento de las normas de seguridad. Art. 512 Código Civil. Indemnizaciones. Daño patrimonial. DAÑO MORAL. Legitimación. Art. 1078 del Código Civil. Precedente de CSJN “Badín”. Herederos forzosos. Interpretación amplia. Indemnización otorgada a los padres del trabajador fallecido aunque éste tuviese una hija. Damnificados “iure propio”

«S. A. y Otro c/ A. M. S.A. y Otro s/ Accidente-Acción Civil» – CNTRAB – 29/07/2009

“La queja de la demandada dirigida a cuestionar su responsabilidad civil en el evento dañoso es improcedente. Tal responsabilidad, de estirpe objetiva, se emplaza en el artículo 1113 del Código Civil. En efecto, no se encuentra en discusión que la cosa riesgosa era de propiedad o guarda de la empresa demandada; tampoco que el siniestro se produjo en su establecimiento y como resultado directo de la participación del objeto intrínsecamente riesgoso (embudo que transportaba el pellet de girasol hasta la rejilla de transporte).”
“El haber proporcionado al trabajador algunos implementos de protección (tales como arneses o mascarillas) si bien es una parte necesaria, no es suficiente para tener por cumplido y satisfecho el deber de seguridad que corresponde al empleador. A éste le correspondía otorgar un entrenamiento serio antes de emplear a un trabajador tan joven y aún adolescente en labores que implicaban semejante riesgo, un riesgo que, como quedó evidenciado, podía conducir a un desenlace fatal. Por último, también debió controlar que esas labores fueran realizadas en las condiciones requeridas. El incumplimiento por parte del empleador de las normas de seguridad debidas (artículo 512 Código Civil), obsta a la culpa de la víctima como eximente de responsabilidad.”
“La Corte Suprema de Justicia de la Nación en el precedente “Badín, Rubén y otros c/ Buenos Aires, Provincia de s/ daños y perjuicios”, del 7-8-1997 (Fallos 320:1645) dijo que si bien es cierto que el artículo 1078 del Código Civil admite el reclamo del daño moral sufrido como consecuencia del fallecimiento de una persona sólo con respecto a los «herederos forzosos», corresponde asignar a tal mención una interpretación amplia, de modo que alcance a todos aquellos que son legitimarios con vocación eventual, – aunque -de hecho- pudieran quedar desplazados de la sucesión por la concurrencia de otros herederos de mejor grado, comprensión que, por otra parte, se compadece con el carácter “iure proprio” de esta pretensión resarcitoria y, además, satisface la necesidad de evitar soluciones disvaliosas.”
“Por ello, no corresponde negar reparación por daño moral a los padres del trabajador accidentado y fallecido, aunque éste tuviese una hija de seis meses de edad. En efecto, aunque los padres hayan sido desplazado en el sucesorio, en virtud del artículo 1078 del Código Civil los herederos forzosos se presentan como damnificados “iure propio”, no “iure hereditatis”, y por eso no rigen las reglas del desplazamiento sucesorio al respecto, siendo aplicable entonces el criterio hermenéutico amplio sostenido por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el citado precedente de Fallos 320:1645.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *