FAMILIA-CAMBIOS

      No hay comentarios en FAMILIA-CAMBIOS

Los importantes cambios sociales y culturales ocurridos durante el siglo XX impiden hablar de la familia desde el modelo tipo, dado que las formas en constituirse son tan diversos que la exceden; reconocer este fenómeno bajo ningún punto de vista implica desconocer una constante a través de los tiempos: la familia sigue -y probablemente- seguirá siendo el lugar de encuentro de las personas a través de las generaciones, fundamental para su autoestima, crecimiento y pensamiento crítico.-

En la dinámica de la familia contemporánea suceden diferentes modalidades de intercambio: afectivas, económicas, sexuales y de obligaciones jurídicas.-  

Desde este punto de vista es posible pensar a la familia como un lugar de poder ya sea, entre los cónyuges, de los padres sobre los hijos o del Estado con respecto al grupo familiar. A través de los diversos emplazamientos que se van generando en el núcleo familiar, la familia es investida de múltiples roles, a saber: para las personas adultas, satisfacer la necesidad de vínculos íntimos; para los niños, recibir la indispensable cuota de amor, y cuidados; y para la sociedad asegurar la reproducción de la estructura de clases sociales y contribuir a mantener el orden social.-  

No obstante, la regulación de la familia argentina se presenta fundada en la “familia matrimonial”, y sólo se observan algunas normas ocasionales respecto a diversas formas familiares tales como las uniones de hecho, la familia ensamblada, uniones del mismo sexo, grupos convivenciales, entre otros; los tipos más frecuentes son las siguientes que se detallan a continuación y son los seleccionados para aportar algunas aproximaciones:

 

a) ensambladas: llamadas también mixtas o reconstituídas, y

b) monoparental.-

 

 

En épocas pasadas era frecuente que alguien que enviudaba volviera a contraer matrimonio en segundas nupcias. Por lo tanto el hijo o los hijos vivían con un progenitor y un padrastro o madrastra -figura basada en una lógica de sustitución del progenitor fallecido-.- 

El divorcio y la separación de hecho introducen una nueva construcción familiar: la nueva pareja del padre o de la madre que no ocupa el lugar del progenitor desaparecido, sino de un padre o madre que continúan vivos.-  

Asimismo la nueva unión de pareja produce una familia al instante, no se requiere de un tiempo de nueve meses, pero existe una previa unidad madre/padre-hijo.-  

En estas nuevas familias se dan un entramado de relaciones más complejas, dado que no solo interactúan en el escenario familiar el padre, la madre y los hijos, sino que uno de los progenitores vive fuera de ese núcleo, pero no por eso deja de ejercer también su influencia amén de que los integrantes aportan experiencias de su núcleo anterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *