BIEN DE FAMILIA. Desafectación. Deudas por alimentos anterior a la afectación del inmueble. Ejecución del 25 % indiviso del inmueble -único porcentaje alcanzado por el embargo trabado-. Desafectación total del inmueble

“H. M. G. c. N. H. E. s. Bien de Familia -Desafectación-” – CÁMARA DE APELACIÓN EN LO CIVIL Y COMERCIAL DE MAR DEL PLATA (Buenos Aires) – 23/09/2008 .-


“La interpretación que realiza el juzgador, se aparta de la letra de la norma, en orden a que el art. 38 de la ley 14.394 no habla de deudas exigibles o vencidas, sino que la inembargabilidad allí establecida, sólo afecta a las deudas posteriores a la inscripción del bien de familia y no a las anteriores, sin distinción alguna, es decir, comprendiendo -a mi ver- las deudas contraídas a plazo y las que tienen vencimiento posterior. En efecto, la interpretación razonable de la norma citada, nos conduce a juzgar que, contraída la deuda con anterioridad, aunque se haya instrumentado su vencimiento -como en el caso- para una fecha posterior a la inscripción del bien de familia, debe proceder el embargo y la ejecución, ya que el hecho generador es anterior y los acreedores no pueden ser perjudicados por la afectación del bien realizada con posterioridad al origen de la deuda… si bien los jueces deben desentrañar la significación jurídica de las leyes y ello los obliga a superar la “rígidas pautas gramaticales” que pudieran existir, también tienen la obligación de abstenerse de toda inteligencia que equivalga a prescindir de la norma aplicable (v. doctrina de Fallos 319:2476 y sus citas) (CSJN, causa A 2192 XXXVIII, “Abujall José Omar y Feu Mario Gustavo c. García Erika Ruth, Lehmann Juan Daniel y otros s. Juicio ejecutivo”, Expte. N°5185/97 s. Incidente desafectación de bien de familia”, del 11-6-2003, el resaltado no es del original).”
“La promoción del incidente de disminución de cuota no altera el hecho del incumplimiento de la obligación, por cuanto el pronunciamiento que se emita en el mismo no tiene efecto retroactivo (arg. art. 647 del CPCC), por lo que en nada habrá de incidir sobre lo que aquí se decida acerca de la desafectación del inmueble del demandado como bien de familia, desde el momento en que dicho incidente no interrumpe la percepción de la cuotas fijadas (CNCiv., Sala C, causa N 38.758, sent. del 21-3-1985, en ED-113-287).”
“El argumento que enuncia la abogada de la actora a fs. 69, en el sentido que tal citación no es necesaria “desde el momento que el objeto del presente es la desafectación del 25 % del inmueble perteneciente al Sr. N. y la Suprema Corte de la Provincia reiteradamente ha establecido que el bien de familia puede ser desafectado parcialmente”, no es acertado.”
“En el fallo ” Cuenca Daniela B. P. s. Quiebra s. Incidente de incorporación de bienes a la masa de la fallida  (SCBA, Ac. 76.244 del 14-4-2004), si bien es cierto que en su voto el Dr. Pettigiani manifiesta que es generalizada la opinión de los autores en cuanto admiten la desafectación parcial, se está refiriendo a la “desafectación parcial objetiva” del bien de familia, “es decir sobre una parte de los bienes, en tanto y en cuanto esa extinción parcial puede beneficiarlos con la correlativa embargabilidad, siempre que no se vean disminuidas las condiciones de habitabilidad del inmueble”, y cita doctrina en apoyo.”
“Por lo tanto lo que la doctrina admite es la desafectación parcial objetiva (Areán Beatriz, “Bien de familia”, Ed. Hammurabi, pág. 425 y sgtes.; Belluscio-Zannoni, “Código Civil Comentado”, Ed. Astrea, Tomo VI, pág. 345). Respecto a la desafectación parcial subjetiva, Areán señala que se da cuando “alguno de los beneficiarios es excluido de su condición de tal, o en caso de divorcio del constituyente, cuando el bien es adjudicado en la hijuela de uno de los cónyuges, o, en el supuesto de fallecimiento del titular, cuando el inmueble es igualmente asignado a la hijuela de uno de los herederos”. Y que lo expresado rige no sólo cuando el propietario pretende la desafectación parcial, sino también cuando la intentan los coherederos o los condóminos, en los términos del art. 49 incs. b) y c) de la ley 14.394 (ob. cit., pág. 427)

“La jurisprudencia también es conteste en que no puede desafectarse una porción indivisa del inmueble:”
“El acreedor de uno de los condóminos del bien afectado, cuya deuda es anterior a la inscripción, podrá solicitar la desafectación y ejecución del bien de familia, ya que no puede verse enervada su garantía compuesta por el patrimonio del deudor, por el acto de afectación realizado. La desafectación alcanzará a todo el bien y no sólo a la porción indivisa del deudor, pues no será posible de acuerdo con la finalidad del régimen del bien de familia, mantener la afectación de una porción indivisa, sin perjuicio de que, además, no se conserva el requisito del vínculo de parentesco entre los condóminos, ya que podría ser un tercero el que adquiriese en la subasta y de ese modo no se cumpliría con lo dispuesto en el art. 43 de la ley 14.394″ (CNCiv. Sala E, “Banco Río de la Plata SA c. Paladín Fabricio Hernán y otros s. Ejecución Hipotecaria”, 31-3-1999, en ED-187-216-500013).”El levantamiento del bien de familia de un inmueble debe hacerse efectivo respecto de la totalidad del mismo, ya que la desafectación no puede alcanzar sólo una parte indivisa -la del fallido-, pues no se resguardaría la finalidad de la ley ni la naturaleza del instituto, toda vez que mantenerlo sobre una porción cuando el otro condómino se encuentra sujeto a una liquidación concursal, no permite conservar el requisito que determina la ley 14.394 en sus arts. 36 y 43, esto es el grado de parentesco requerido por la ley entre los eventuales condóminos” (CNCom., Sala E, “Jarak Vidoje s. Quiebra s. Acción revocatoria concursal”, 28-2-2000, en ED-190-155-50440, comentado por Gustavo Esparza).”
“En razón de lo expuesto, el hecho de que se persiga la ejecución del 25 % indiviso del inmueble que corresponde a N. -único porcentaje alcanzado por el embargo trabado-, no implica que no deba desafectarse la totalidad del inmueble a los fines de esa ejecución, lo que determina la necesidad de dar intervención a los restantes interesados para garantizar su defensa en juicio (art. 18 de la C.N.).”
“Por ello, propongo hacer lugar al recurso de apelación interpuesto, únicamente en cuanto al agravio señalado, y declarar la nulidad de la sentencia de primera instancia (arts. 172 y 253 del CPC).”.-

copyright © 2007 editorial albrematica – Tucumán 1440 (1050) – Ciudad Autónoma de Buenos